Trastornos de la personalidad

1. ¿Qué es?

Un trastorno de la personalidad es un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto. Se trata de un fenómeno generalizado y poco flexible, estable en el tiempo, que tiene su inicio en la adolescencia o en la edad adulta temprana y que da lugar a un malestar o deterioro.

2. ¿Qué tipos hay?

  • Personalidad paranoide: Desconfianza y suspicacia intensa frente a los demás, de tal manera que sus motivos se interpretan como malévolos (sospechas recurrentes, preocupaciones acerca de la lealtad o confianza de los demás, desconfianza, lectura encubierta de significados denigrantes o amenazadores, rencor persistente y/o percepción de ataque a su carácter)
  • Personalidad esquizoide: Patrón dominante de desapego en las relaciones sociales y poca variedad de expresión de las emociones en contextos interpersonales (no desea ni disfruta de las relaciones íntimas, casi siempre elige actividades solitarias, muestra poco o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona, disfruta con pocas o ninguna actividad, no tiene amigos íntimos ni confidentes aparte de sus familiares de primer grado, se muestra indiferente a las alabanzas o a las críticas de los demás y se muestra emocionalmente frío).
  • Personalidad esquizotípica: Patrón dominante de deficiencias sociales e interpersonales que se manifiesta por un malestar agudo y poca capacidad para las relaciones estrechas, así como por distorsiones cognitivas o perceptivas y comportamiento excéntrico (ideas de referencia, creencias extrañas o pensamiento mágico, experiencias perceptivas inhabituales, pensamientos y discursos extraños, suspicacia o ideación paranoide, afecto inapropiado o limitado, comportamiento o aspecto extraño, excéntrico o peculiar, no tiene amigos íntimos y ansiedad social excesiva que no disminuye con
  • Personalidad antisocial: Patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos de los demás (incumplimiento de normas sociales, engaño, impulsividad, irritabilidad y agresividad, desatención imprudente, irresponsabilidad constante y ausencia de remordimientos).
  • Personalidad límite: Patrón dominante de inestabilidad de las relaciones interpersonales, de la autoimagen y de los afectos, e impulsividad intensa (esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado, patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas, alteración de la identidad, impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas, comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, inestabilidad afectiva, sensación crónica de vacío, enfado inapropiado e intenso e ideas paranoides)
  • Personalidad histriónica: Patrón dominante de emotividad excesiva y de búsqueda de atención (se siente incómodo en situaciones en las que no es el centro de atención, la interacción con los demás se caracteriza con frecuencia por un comportamiento sexualmente seductor, presencia de cambios rápidos y expresión plana de las emociones, utiliza constantemente el aspecto físico para atraer la atención, tiene un estilo de hablar basado en las impresiones, muestra autodramatización y teatralidad, es sugestionable y considera que las relaciones son más estrechas de lo que son en realidad).
  • Personalidad narcisista: patrón dominante de grandeza (en la fantasía o en el comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía (sentimientos de grandeza y prepotencia, absorto en fantasías de éxito y poder, cree que es “especial”, necesidad excesiva de admiración, sentimiento de privilegio, explota las relaciones interpersonales, carece de empatía, envidia a los demás y muestra una actitud arrogante).
  • Personalidad evitativa: Patrón dominante de inhibición social, sentimientos de incompetencia e hipersensibilidad a la evaluación negativa (evita actividades laborales que implican contacto interpersonal, se muestra poco dispuesto a establecer relación con los demás, retraído, le preocupa ser criticado, se muestra inhibido, se ve a sí mismo como socialmente inepto y extremadamente reacio a asumir riesgos personales).
  • Personalidad dependiente: Patrón de necesidad excesiva de que le cuiden, lo que conlleva un comportamiento sumiso y de apego exagerado, y miedo a la separación (le cuesta tomar decisiones cotidianas sin consejo, necesita a los demás para asumir responsabilidades, tiene dificultad para expresar desacuerdo con los demás, tiene dificultad para iniciar proyectos, va demasiado lejos para obtener aceptación y apoyo de los demás, se siente incómodo o indefenso cuando está solo por miedo a ser incapaz de cuidarse a sí mismo, cuando termina una relación estrecha, busca otra para que le cuiden y siente una preocupación no realista por miedo a que lo abandonen).
  • Personalidad obsesivo-compulsiva: patrón dominante de estas personas consiste en una preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la franqueza y la eficiencia (se preocupa por los detalles y las normas, muestras de perfeccionismo, dedicación excesiva al trabajo, escrupuloso e inflexible, incapaz de deshacerse de objetos deteriorados o inútiles, está poco dispuesto a delegar tareas o trabajo, es avaro hacia sí mismo y hacia los demás y muestra rigidez y obstinación).

3. ¿Cómo solucionar el problema?

Pide ayuda a un profesional. Estás en el lugar adecuado.

Es fundamental que la búsqueda de ayuda se haga lo antes posible, sin dejar que las consecuencias del problema vayan aumentando y afectando a más áreas de la salud.

4. ¿Qué beneficios te aporta el servicio?

– Obtener acompañamiento profesional y especializado durante todo el proceso terapéutico.

– Comprender lo que te ocurre mediante un análisis introspectivo y adquirir las herramientas específicas que necesitas en cada momento.

– Disfrutar de la seguridad y la confianza que necesitas en un espacio único para ti.

– Gozar de comodidades a la hora de realizar las sesiones: si vives en Valdebebas (Madrid) o cerca puedes asistir a consulta presencial y si vives en cualquier otra parte del mundo puedes realizar las sesiones de manera online.

– Mejorar tu calidad de vida saliendo reforzado de la situación que te llevó a consulta.