Trastorno de estrés postraumático

1. ¿Qué es?

Se trata de trastornos en los que la exposición a un evento traumático o estresante aparece, de manera explícita.

El malestar psicológico tras la exposición a un evento traumático o estresante es bastante variable. En algunos casos, los síntomas se pueden entender dentro de un contexto basado en el miedo y la ansiedad. También se pueden mostrar síntomas anhedónicos y disfóricos, exteriorizados como síntomas de enfado y hostilidad, o síntomas disociativos.

2. ¿Qué tipos hay?

Para adultos y adolescentes se aplican los siguientes criterios, siendo la duración de las alteraciones superior a un mes:

  1. Exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza en una o más de las siguientes formas:
  • Experiencia directa del suceso traumático.
  • Presencia directa del suceso ocurrido a otros.
  • Conocimiento de que el suceso traumático ha ocurrido a un familiar próximo o a un amigo íntimo. En los casos de amenaza o realidad de muerte de un familiar o amigo, el suceso ha de haber sido violento o accidental.
  • Exposición repetida o extrema a detalles repulsivos del suceso traumático.
  1. Presencia de uno o más de los síntomas de intrusión siguientes asociados al suceso traumático que comienza después del suceso traumático:
  • Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos del suceso traumático.
  • Sueños angustiosos recurrentes en los que el contenido y/o el afecto del sueño está relacionado con el suceso traumático.
  • Reacciones disociativas (como escenas retrospectivas) en las que el sujeto siente o actúa como si se repitiera el suceso traumático.
  • Malestar psicológico intenso o prolongado al exponerse a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso traumático.
  • Reacciones fisiológicas intensas a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso traumático.
  1. Evitación persistente de estímulos asociados al suceso traumático, que comienza tras el suceso traumático, como se pone de manifiesto por una o las dos características siguientes:
  • Evitación o esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al suceso traumático.
  • Evitación o esfuerzos para evitar recordatorios externos (personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos, situaciones) que despiertan recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al suceso traumático.
  1. Alteraciones negativas cognitivas y del estado de ánimo asociadas al suceso traumático que comienzan o empeoran después del suceso traumático, como se pone de manifiesto por dos o más de las características siguientes:
  • Incapacidad de recordar un aspecto importante del suceso traumático.
  • Creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo, los demás o el mundo.
  • Percepción distorsionada persistente de la causa o las consecuencias del suceso traumático que hace que el individuo se acuse a sí mismo o a los demás.
  • Estado emocional negativo persistente.
  • Disminución importante del interés o la participación en actividades significativas.
  • Sentimiento de desapego o extrañamiento de los demás.
  • Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas.
  1. Alteración importante de la alerta y reactividad asociada al suceso traumático que comienza o empeora después del suceso traumático, como se pone de manifiesto por dos o más de las características siguientes:
  • Comportamiento irritable y arrebatos de furia que se expresan típicamente como agresión verbal o física contra personas u objetos.
  • Comportamiento imprudente o autodestructivo.
  • Respuesta de sobresalto exagerada.
  • Problemas de concentración.
  • Alteración del sueño.
  1. Exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza en una de las formas siguientes:
  • Experiencia directa del suceso traumático.
  • Presencia directa del suceso ocurrido a otros.
  • Conocimiento de que el suceso traumático ha ocurrido a un familiar próximo o a un amigo íntimo.
  • Exposición repetida o extrema a detalles repulsivos del suceso traumático.
  1. Presencia de nueve o más de los síntomas siguientes con una duración de entre tres días a un mes después de la exposición al trauma:
  • Síntomas de intrusión:
    • Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos del suceso traumático.
    • Sueños angustiosos recurrentes en los que el contenido y/o el afecto del sueño está relacionado con el suceso.
    • Reacciones disociativas en las que el individuo siente o actúa como si se repitiera el suceso traumático.
    • Malestar psicológico intenso o prolongado, o reacciones fisiológicas importantes en respuesta a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso traumático.
  • Estado de ánimo negativo: Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas.
  • Síntomas disociativos:
    • Sentido de la realidad alterado del entorno o de uno mismo.
    • Incapacidad para recordar un aspecto importante del suceso traumático.
  • Síntomas de evitación:
    • Esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al suceso traumático.
    • Esfuerzos para evitar recordatorios externos que despiertan recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca del o estrechamente asociados al suceso traumático.
  • Síntomas de alerta:
    • Alteración del sueño.
    • Comportamiento irritable y arrebatos de furia.
    • Problemas con la concentración.
    • Respuesta de sobresalto exagerada.

Desarrollo de síntomas emocionales o del comportamiento en respuesta a un factor o factores de estrés identificables que se producen en los tres meses siguientes al inicio del factor de estrés.

Los síntomas se caracterizan por:

  • Malestar intenso desproporcionado a la gravedad o intensidad del factor de estrés.
  • Deterioro significativo en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

3. ¿Cómo solucionar el problema?

Pide ayuda a un profesional. Estás en el lugar adecuado.

Es fundamental que la búsqueda de ayuda se haga lo antes posible, sin dejar que las consecuencias del problema vayan aumentando y afectando a más áreas de la salud.

4. ¿Qué beneficios te aporta el servicio?

– Obtener acompañamiento profesional y especializado durante todo el proceso terapéutico.

– Comprender lo que te ocurre mediante un análisis introspectivo y adquirir las herramientas específicas que necesitas en cada momento.

– Disfrutar de la seguridad y la confianza que necesitas en un espacio único para ti.

– Gozar de comodidades a la hora de realizar las sesiones: si vives en Valdebebas (Madrid) o cerca puedes asistir a consulta presencial y si vives en cualquier otra parte del mundo puedes realizar las sesiones de manera online.

– Mejorar tu calidad de vida saliendo reforzado de la situación que te llevó a consulta.