Inteligencia emocionalPsicoterapia

Por qué las relaciones de pareja fomentan el autoconocimiento

Featured Video Play Icon

 Esta respuesta está en la explicación de las distintas etapas de las relaciones de pareja:

1.     El enamoramiento: una etapa maravillosa en la que vemos el mundo color de rosa aunque también puede aparecer algo de ansiedad por la separación con el otro. Es una etapa llena de emociones intensas y fuertes deseos de permanecer junto a la persona enamorada. El deseo y la pasión son los protagonistas debido al cúmulo de hormonas segregadas que tienen el objetivo de cumplir con la procreación. Sí, esa es la razón lógica de todas esas emociones exageradas. En esta etapa se evitan las discusiones y los conflictos.

2.     El conocimiento: en esta etapa conocemos a la otra persona de una manera profunda e íntima. Se descubren las diferencias y las curiosidades. Ambos empiezan a mostrarse como realmente son y la idealización empieza a dejarse atrás.

3.     La convivencia: la pareja empieza a tener un proyecto común y se decide empezar a compartir algo más que tiempo, como por ejemplo el hogar. La pasión disminuye debido a la rutina y las responsabilidades. Y es aquí donde pueden empezar a surgir conflictos y es importantísimo llegar a acuerdos y soluciones para crecer como pareja.

4.     La autoafirmación: surgen las necesidades individuales fuera de la relación de pareja y la necesidad de defender esas necesidades. Es un buen momento para realizar actividades por separado respetando el vínculo que se ha creado. Pueden surgir crisis personales. Y si los conflictos de la etapa anterior no se han resuelto también pueden estar influenciando nuestras vivencias pasadas en el hogar con nuestros padres con respecto a los roles que estamos adoptando.

5.     El crecimiento: tras pasar todos estos obstáculos, la pareja puede decidir profundizar en su relación y ésta se vuelve más madura y estable. Ese proyecto en común que se había planteado en etapas anteriores se retoma para empezar a tomar decisiones más sólidas centradas en su consecución, como por ejemplo: tener una familia. Reaparecen numerosas emociones e ilusiones.

6.     La adaptación: en ese punto existen dos caminos, o la consolidación o la ruptura y esto dependerá de la escala de valores personales. Biológicamente solo tienes en la etapa inicial ayuda de tus hormonas para mantener a la pareja, eres tú mismo que con tus decisiones y tu planificación alojada en el desarrollo del lóbulo prefrontal (uno de los factores que nos diferencian de los animales) quien debes tomar las decisiones pertinentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.