Inteligencia emocionalPsicoterapia

Día mundial de la salud mental

Featured Video Play Icon

 

Cuando tenemos una molestia física vamos al médico, cuando el dolor está en la espalda vamos al fisioterapeuta, cuando el dolor viene de la boca vamos al dentista… ¡Obvio! pero,  ¿Qué pasa cuando ese dolor viene de nuestras emociones, de nuestras conductas o de nuestros pensamientos? ¿Vamos al experto en emociones, conductas y pensamientos? ¿Acudimos al profesional que ha dedicado su carrera al estudio de la mente humana? ¿Pedimos una cita con el especialista en salud mental? La respuesta es clara y todavía arcaica: NO.

Antes de pedir una cita con un psicólogo acudimos a los “consejos” de los amigos, la familia, los vecinos, lecturas de autoayuda, foros en internet, redes sociales, e incluso ahora a “coaches” o a terapias alternativas tipo “flores de bach”… Ante esto solo puedo decirte que te dejes de rodeos y que te hagas responsable de tu salud mental. En algunas ocasiones, después de mucho tiempo de sufrimiento las personas acuden directamente al médico de cabecera o al psiquiatra  a buscar medicación… pero a no ser que tengas un trastorno grave, tu problema no está ni cerca de la solución solo con medicación, si no con herramientas. La medicación quita los síntomas, pero no soluciona el problema de base.

Los psicólogos en España estamos toda la vida formándonos y son 6 años de estudios básicos los que nos permiten ejercer (4 años de grado + 2 de Máster de Psicología General Sanitaria o 4 años de PIR + los años específicos de la especialización). En una terapia psicológica, hacemos una evaluación, un diagnóstico y un tratamiento personalizado… eso no se puede completar en 1 sesión, eso se realiza dentro de un proceso complejo que requiere su tiempo, y no siempre saldrás feliz de las sesiones porque tocarás los puntos más oscuros de ti y de tu vida, pero al final saldrás reforzado, con una resiliencia desarrollada, con un enorme autoconocimiento y con múltiples recursos para hacer frente a tus debilidades.

Teniendo a nuestra disposición una solución tan potente, ¿Qué es lo que nos lleva a no ir al psicólogo cuando lo necesitamos?

El estigma social: un estigma que indica que “ir al psicólogo es un signo de debilidad mental o de estar loco”: ¡ERROR! El 100% de las personas cuenta con la POSIBILIDAD de sufrir un trastorno psicológico a lo largo de su vida, pero no solo eso sino que TODAS las personas tenemos DERECHO a sufrir incluso ante las mejores circunstancias. Lo ÚNICO que está en tu mano para prevenir un trastorno psicológico es precisamente ACUDIR al psicólogo en cuanto vives conflictos en tus relaciones personales, en cuanto notas que las emociones desagradables se hacen frecuentes, en cuanto notas que las emociones se desbordan, en cuanto atraviesas una crisis personal, en cuanto sientes vacío o soledad, en cuanto tienes pensamientos que te agobian o te limitan, en cuanto no consigues tus objetivos, en cuanto sientes inseguridad o baja autoestima, en cuanto tienes problemas en el trabajo, en cuanto tienes estrés o desbordamiento, en cuanto somatizas (tu cuerpo habla por ti), en cuanto te das cuenta de que has vivido una situación traumática recientemente o en la niñez, y por último, en cuanto cuentas con un diagnóstico de un trastorno psicológico.

En conclusión: ir al psicólogo no es un signo de debilidad mental, es un signo de responsabilidad. Si tú no te cuidas, nadie lo va a hacer por ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.